Creadoras y responsables del sitio y revista La Trama.
Cursos, visitas, eventos y otras novedades del mundo de los RAD.
Dudas, preguntas y consultas sobre los métodos RAD.
Viñetas clínicas y reflexiones sobre la práctica de la mediación.
Bibliografía comentada sobre métodos RAD y más artículos interesantes para leer entre un número y otro de la revista.
Leyes, normas y jurisprudencia comentada para consultar.
Links entramados
Todos los documentos publicados, ordenados alfabéticamente por autor.

Comprar La Trama de papel en libreria Paidós

La violencia del mundo

Jean Baudrillard y Edgar Morin.

Libros del Zorzal, Buenos Aires, 2004

El libro que deseo comentar para Uds. refleja dos las exposiciones de los autores en una serie de encuentros llamados Jueves del instituto del Mundo Arabe, organizados por Maati Kabal, con posterioridad al atentado del 11 de setiembre de 2001, cuyo objetivo fue interrogar la globalidad de la violencia consustancial a nuestro mundo actual.

El texto de Jean Baudrillard analiza la violencia en el mundo a partir del fenómeno del atentado a las Torres Gemelas de New York, desagregando dos elementos que confluyen en esos edificios: su valor físico y arquitectónico y la dimensión simbólica de los mismos. Aborda las dimensiones de la imagen y del acontecimiento que se dieron simultáneamente en el atentado, convirtiéndose en un suceso excepcional, inimaginable, en el sentido de que no ha habido representación previa a él. Así el acontecimiento es connotado por el autor como un alto violento en la cadena de información, como una detención violenta sobre el mundo. El acontecimiento es del orden de la discontinuidad y la ruptura.

El análisis del aspecto físico y del simbólico, le permite pensar al atentando y al terrorismo en su valor de constituirse en violencia simbólica, entendida como un intercambio imposible de la muerte. La única amenaza cierta al sistema es la que proviene de la violencia simbólica, que no tiene sentido y no conlleva ninguna alternativa ideológica.

Baudrillard ve al terrorismo como un doblez cómplice, un reverso, como una fuerza prácticamente necesaria que funda el imperio. Es un poder de desafío y fracaso ante cierta irreductibilidad de la globalización, y de realización integral del mundo bajo el signo de una potencia definitiva. Así, entiende, que éste crece en violencia y en virulencia, a medida que el sistema mismo crece en dominación y coherencia. Concluirá diciendo que: “lo insoportable no es tanto la desgracia, el sufrimiento o la miseria, como la potencia misma y su arrogancia. Lo insoportable es la emergencia de esta novísima potencia mundial”.

La conferencia de Edgar Morin “En el corazón de la crisis planetaria” toma diferentes aspectos de la violencia en el mundo, y para ello comienza con una profusa descripción de lo llamará “planetarización”, a diferencia de la tan mentada “globalización”, Enumera los múltiples logros que darían cuenta del “progreso”, y analiza que, como contrapartida, surge una profunda crisis de fe, una inmensa incertidumbre en el porvenir, que tiene serias consecuencias. Entre ellas, para escapar de un presente aciago y angustiante, se tiende a volver al pasado, allí tienen lugar los fenómenos de integrismo, fundamentalismo y nacionalismos, como la otra cara de la globalización.

El autor identifica el quid de la cuestión, no tan sólo en la diferencia entre ricos y pobres, en el sentido de la inequidad en la distribución de riquezas en el mundo actual, sino en la violencia simbólica que acompaña esa desigualdad, desde la cual el progreso sólo se mide en términos de Occidente. “El universalismo significa que es Occidente el portador del interés universal de la humanidad”. Esto tiene efecto en humillaciones hacia la población y las culturas arábigo-islámicas, así como a las restantes culturas, muchas milenarias que no se encuadran en ese modelo dominante. Así se ha generado un estado de violencia del que parece difícil salir, junto a que el progreso científico y tecnológico ha puesto al hombre, por primera vez en la historia, frente a la posibilidad de destruir a toda la humanidad. Luego de este análisis, Edgar Morin habla de dos principios de esperanza, para un cambio de rumbo, dentro de la desesperanza que inspira este cuadro de situación.

Dejaré ambos principios sin describir, con la esperanza de que esta breve reseña haya despertado en Uds. el mismo interés que surgió en mí ante las valiosas reflexiones de estos dos grandes pensadores contemporáneos, y vayan en busca de esta interesante obra.

Florencia Brandoni

Copyright ©2002/03 - La trama - Todos los derechos reservados